La destacada situación migratoria de Perú por aparentes intereses fujimoristas

En Perú se han presentado recientemente situaciones relacionadas con la política exterior con el pueblo saharaui; hace poco, la embajadora Jadiyetu El Mohtar fue retenida en el aeropuerto de lima por orden de 2 funcionario de migración del país.

Jadiyetu se dirigió a Perú con la intención de buscar reanudar las relaciones con el pueblo saharaui, radicado en Magreb, que han estado congeladas desde 1984. El apoyo no se hiso esperar, manifestado en un comunicado en donde se exige a migración Perú, que la embajadora fuese autorizada para entrar al país y realizar las labores que tenía planificadas.

Muchas de las acusaciones realizadas por los personajes involucrados, en los que destaca el presidente de saharaui, está el señalamiento de funcionarios fujimoristas que protegen sus intereses al impedir las relaciones diplomáticas perjudiciales desde el contexto personal.

Retenida desde el 9 de septiembre durante 18 días

La llegada de la embajadora a Perú, en el aeropuerto internacional al que llegó en Lima, fue seguida de una desautorización de su entrada al país, por lo que se vio obligada a permanecer en las instalaciones del aeropuerto durante 18 días.

La decisión de la retención cae en responsabilidad de migración Perú, que tardaron casi una semana administrativa en comunicarle al gobierno de saharaui que la desautorización no tenía nada que ver ni con resoluciones gubernamentales ni con reglamentos migratorios, sino que fue producto de una decisión administrativa.

La embajadora fue deportada nuevamente a Marruecos luego de 18 días en el aeropuerto en Lima, dejando un sabor amargo en la percepción de la imagen del país y con una fuerte cicatriz en el tema diplomático con una nación caracterizada por ser pacífica.

Influencias Fujimoristas

La impresión de la falta de actitud diplomática que recae sobre la imagen del país, fue potenciada por la opinión de la embajadora, en donde expresa su desprecio por el trato recibido. En sus propias palabras, expresó su pensado previo al incidente, en donde esperaba cumplir con su cometido en vez de ver vulnerados sus derechos fundamentales.

La embajadora, además, se tomó el trabajo de acusar públicamente a Ronaldo Reátegui a Juan Carlos del Águila, como responsables de la resolución administrativa que le impediría su entrada al país, impulsada por intereses fujimoristas.

La acusación va mucho más allá, señalando el hecho de que Ronaldo Reátegui es el presidente de la liga de amistad con Marruecos, y quien, además, debe atender a los intereses del país africano, quien desea a su vez, silenciar la voz del pueblo saharaui.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *