Conservación de fuentes fluviales

Las fuentes fluviales de todo el mundo representan ese pequeño porcentaje de agua dulce que resulta de vital importancia para la existencia de todos los seres vivos que habitan el planeta tierra, es por esto que se hace imprescindible la creación e implementación de medidas preventivas y correctivas para proteger y recuperar estas corrientes de agua dulce que recorren todo el planeta, muchas de ellas sino la mayoría sobreexplotadas y contaminadas por la actividad humana.

Identificando el problema que arruinan los ríos

La actividad industrial, así como la agrícola y pecuaria sin dejar a un lado la generación de aguas servidas en las grandes ciudades del mundo, en definitiva representan las principales causas de contaminación de los más importantes ríos del mundo, es por esto que se hace necesario el mejoramiento de los procesos industriales que requieren grandes cantidades de agua para la industrialización de sus tecnologías de tal manera de generar el menor impacto posible en las grandes masas de agua y ecosistemas fluviales.

En lo que respecta al sector agropecuario es necesaria la reducción o la eliminación por completo de pesticidas y contaminantes generados por la explotación a gran escala de estos rubros, buscando su sustitución por tecnologías renovables y autosustentables en el tiempo, reduciendo de esta manera el impacto medio ambiental, sobre todo en las grandes corrientes de agua dulce, ya que analizando fríamente el panorama es la misma agua necesaria para la sustentación de dichas actividades.   

No menos importante es el impacto causado por el hombre en su cotidianidad urbana, para nadie es un secreto a donde van a parar las aguas residuales producidas en grandes y medianas ciudades del mundo, así como la gran cantidad de desechos sólidos arrojados indiscriminadamente a las corrientes de los ríos, produciendo contaminación de los mismos y llegando finalmente a las costas de los océanos para continuar siendo parte del problema, es importante concientizar y tomar los correctivos necesarios ante tales malas prácticas.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *